../fotosArticulos/32547/11.1.jpg
../fotosArticulos/32547/11.10.jpg
../fotosArticulos/32547/11.11.jpg
../fotosArticulos/32547/11.12.jpg
../fotosArticulos/32547/11.13.jpg
../fotosArticulos/32547/11.14.jpg
../fotosArticulos/32547/11.15.jpg
../fotosArticulos/32547/11.16.jpg
../fotosArticulos/32547/11.17.jpg
../fotosArticulos/32547/11.2.jpg
../fotosArticulos/32547/11.20.jpg
../fotosArticulos/32547/11.3.jpg
../fotosArticulos/32547/11.4.jpg
../fotosArticulos/32547/11.5.jpg
../fotosArticulos/32547/11.6.jpg
../fotosArticulos/32547/11.7.jpg
../fotosArticulos/32547/11.8.jpg
../fotosArticulos/32547/11.9.jpg

LOTE 11

Joan de Borgonya (doc. 1496-1525)

Estimación
180.000 € / 200.000 €

Joan de Borgonya (doc. 1496-1525)
"La Natividad"
Óleo sobre tabla de roble. Circa 1485-1505. 129 x 91 cm.
De acuerdo al informe redactado por el Dr. Alberto Velasco Gonzàlez, esta obra es uno de los hallazgos más relevantes de la pintura de la época del Renacimiento en la Corona de Aragón de los últimos años. Se trata de un compartimento de retablo con la representación de la Natividad, inédito, que debe atribuirse al pintor Joan de Borgonya, uno de los maestros más representativos de la pintura del primer cuarto del siglo XVI en Cataluña. La obra, de gran efectismo gracias al tratamiento perspectivo, la riqueza de los detalles y al complejo diseño clasicista de las arquitecturas, deberá incorporarse al catálogo de trabajos del pintor y considerarse, además, como una de sus pinturas de mayor calidad.
Destaca la arquitectura de corte clásico, en forma de ruina simbólica, que ocupa buena parte de la superficie pictórica de la tabla y que adopta un protagonismo absoluto. El pintor ha representado un auténtico bosque arquitectónico de columnas, entablamentos y pilastras truncadas que conforman un laberinto que tiene como objetivo mostrar una arquitectura en fuga que guía al espectador hasta paisaje del fondo, y lo hace a partir de las diagonales que trazan las cornisas emplazas a media altura de la composición. Se trata de un ejercicio de habilidad fingida cuyo resultado final es muy efectista. Este tratamiento tan especial e inconfundible es uno de los aspectos que más contribuyen a la atribución de la obra a Joan de Borgonya, ya que reaparece de manera idéntica en otros de sus trabajos, como la icónica Virgen del Mono del Museu Nacional d’Art de Catalunya (Foto 1), o en una Anunciación adquirida en fecha reciente por la Generalitat de Catalunya y depositada en el citado museo catalán.
El paisaje adopta una apariencia de bahía fluvial representada con voluntad de detallismo y minuciosidad, incluyendo representaciones aisladas de personajes y episodios que aportan significación y contenido a la obra. Joan de Borgonya se recrea en esta complejidad narrativa y en este tipo de detalles en sus paisajes habitados, lo que se acaba convirtiendo en uno de los aspectos más particulares de su arte.
Destaca igualmente que la obra se haya pintado sobre madera de roble, el mismo soporte que se utilizó en las obras antes citadas del museo barcelonés. No se trata de un detalle baladí, ya que Joan de Borgonya era un maestro de origen nórdico que se debía sentir a gusto con ese material y lo continuó utilizando después de su llegada a Valencia, donde residió entre finales del siglo XV e inicios del XVI. De sus años en Valencia solamente se conservan las seis tablas del Retablo de San Andrés pintado para la iglesia del Miracle de Valencia, hoy conservado entre la catedral y una colección particular. Hacia 1508-1509 el pintor debió abandonar Valencia y se trasladó a Cataluña, donde realizó obres como el Retablo de la Magdalena del monasterio de Santes Creus (Tarragona), o el desaparecido retablo mayor de Santa María del Pi (Barcelona), hoy desaparecido. También debemos destacar la realización de un retablo dedicado a san Sebastián destinado a la localidad de Sitges, no conservado; diversos trabajos para la localidad leridana de Bellpuig, donde se conservan dos tablas con San Gregorio Magno y San Jerónimo; la policromía de los respaldos del coro de la catedral de Barcelona con motivo de la celebración del XIXº encuentro de la Orden del Toisón de Oro; el retablo mayor de la iglesia de San Félix de Girona, del que se conservan una serie de compartimentos en el Museu d’Art de Girona; el Retablo de Santa Úrsula para la catedral de Girona, del que se conserva la tabla principal en el museo gerundense; o los retablos para las localidades de Horta de Sant Joan (Tarragona) y Arenys de Lledó (Teruel), de los que conservamos algunas tablas del segundo. Debió fallecer hacia 1526.

Se adjunta informe del Dr. Alberto Velasco Gonzàlez.


Procedencia: colección particular.


Bibliografía sobre la obra: inédita.


Bibliografía sobre el pintor:
- Adele Condorelli, “Un ritratto firmato: Opus Johanes Burgundi”, Commentari, 16, 196, pp. 77-84.
- Nicole Dacos, “Federico Zeri et l’excentrique. Joan de Burgunya en Italie”, Gazette des Beaux-Arts, CXXXV, 2000, pp. 109-116.
- Joaquim Garriga, “Biogr. 1. Joan de Borgonya. Notícies 1503-1525 (†)”, en Joan Bosch y Joaquim Garriga (dirs.), De Flandes a Itàlia. El canvi de model en la pintura catalana del segle XVI: el bisbat de Girona, Girona, Museu d’Art de Girona, 1998, pp. 175-177.
- Joaquim Garriga, “Joan de Borgonya, pintor del XIXº capítulo de la orden del Toisón de Oro”, en E. Belenguer Cebrià (coord.), De la unión de coronas al imperio de Carlos V. Congreso Internacional, Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2001, vol. 3, pp. 121-180.
- Joan Hilari Muñoz, “El pintor Joan de Borgonya al bisbat de Tortosa: els retaules d’Horta de Sant Joan i Arenys de Lledó”, Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura, LXXXII, 2006, pp. 307-321.

 

Este lote ha sido declarado Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura de España, por lo tanto se informa que no está permitida su exportación.